sábado, 12 de marzo de 2011

Yo trabajo en la ONU. Pero.......¿eres comercial? Viva el trabajo social!

Por mi cojera radical, y mis movimientos extraordinariamente pausados, y sabiendo que el mundo gira muchíiiiiiiiisimo más despacio con una rotura en los gemelos, he podido observar algunas cosas muy interesantes en el trabajo de un comercial. Os voy a contar el caso del trabajo en la ONU.
Ayer, día 11 de Marzo, accedí al centro comercial Artea, en Leioa. Dos muletas, y mucho espacio por recorrer. Así que los bancos que se sitúan en diversos puntos del centro, suponen islas de placentero descanso para un cojo.
Poco a poco me acerqué a uno de estas islas de descanso, y coincidencia, la ONU estaba allí. Sí, sí. En pleno centro comercial estaba la ONU.
Lo primero de lo que te das cuenta es que a la ONU no le interesan los tíos con muletas. No deben de tener pinta de soltar el dinero a este tipo de organizaciones, así, que nadie me preguntó absolutamente nada cuando pasé a muy pocos centimetros de la mesa de la organización.
Me senté, y me dediqué a observar, largo y tendido, con pausa, sin nada que hacer, sólo mirar y abrir los ojos,  para memorizar todo lo que estaba viendo.
En primer lugar, observé que se trataba de un trabajo de comercial "puro". Al asalto del cliente, y sin ningún tipo de consideración. Uno de esos trabajos que por mucho que quieras, lo máximo que vas a dedicar, van a ser 2 meses de tu vida. Había tres trabajadores, sin ningún tipo de uniformidad. Parece que si trabajas en un stand de ONG, no tienes que llevar corbata, por aquello de ser accesible. Al contrario que en los stand de bancos, en los que todos los comerciales de centro comercial, van uniformados y con gomina.
Este caso era distinto.



¿Qué me sorprende?. Que en media hora que estuve observando a estos comerciales, abordaron a no menos de una cincuentena de viandantes. Sin rubor, directos al cliente. Y de todos ellos, firmaron 4 su contribución a la ONG. Está claro que su trabajo es a comisión, porque la actividad de otra forma se hubiera reducido de forma considerable.
¿Con esta capacidad de abordaje, esta gente no ha sido capaz de encontrar otro tipo de trabajo estable, en su rama comercial?
¿Nos estamos volviendo locos? ¿Qué queremos?
Pagamos ingentes cantidades de dinero, a comerciales que no tienen valía, que serían incapaces de comprar un boleto en un quiosco si no los obligamos, y ¿dejamos escapar gente con la capacidad de estar durante 8 horas preguntando a viandantes si quieren contribuir con la ONU?
Me sorprende.
Y lo que más me sorprende es que estos trabajadores, ni dirán que han estado en un puesto en Artea representando a la ONU, ni estarán esperando que sea su trabajo de toda la vida. Probablemente será un trabajo de temporada para sacar un dinero, sin más, había esto o Telepizza.
Sus compañeros del Stand del banco de Santander, dirán que trabajan en un banco, e incluso te aconsejarán  comprar unas acciones, porque el mercado está para ello. Sus padres estarán orgullosos, y por supuesto te dirán que por algo hay que empezar. "Lo importante es meter la cabeza".
Dios mío que hipócritas somos.  Y Dios mío, cuanto nos queda por aprender.
Ni unos trabajan en la ONU, ni los otros se está labrando un futuro en un gran Banco. Pero si me pides opinión, prefiero a los primeros, que por lo menos saben lo que hacen y por qué lo hacen, van en camiseta, y si alguno de los fondos que están captando llega a las aldeas que promulgan en sus charlas y carteles.......bienvenido sea.
Pero por lo menos, no participan en aumentar la chequera del Sr. Botín, ni en ser sus muñecos rotos.

Un abrazo para todos los comerciales..........y muchos ánimos!!!!!!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario