sábado, 28 de noviembre de 2015

Me gustaría ser Jerry Maguire

Cuantas veces lo he dicho y finalmente no me he atrevido...ME GUSTARIA TENER LAS PELOTAS QUE TUVO JERRY MAGUIRE.
Sí, el tío que interpreta Tom Cruise, y no porque sea guapo, ni alto (que obviamente no lo es), ni millonario, ni nada por el estilo. Siempre he querido tener las pelotas que tiene el tío, cuando se juega el puesto de trabajo por decir una verdad como un templo, al denunciar las trifulcas, juegos sucios, tejemanejes y todo lo que conllevan los negocios, enviando un memorandum con el juego limpio que debieran realizar todos su compañeros y oponentes, en los negocios de representación de sus clientes.
Y especialmetne me gusta cuando el tío dice "¿quien se viene conmigo?", y se lleva un pez en una bolsa (que estará pensando, que porque no se lleva a otro), y a Renee Zellweger como compañera de fatigas. Sí señor, con un par de pelotas, y sintiendo que todos sus clientes se van a ir con él.

En esta película, además  hay varias moralejas para el mundo de los negocios muy interesantes. 

a) La primera. Nadie es imprescindible. Creemos que somos tan imprescindibles que todos los clientes se van a ir con nosotros, y esto en la realidad, nunca pasa. Los clientes nos quieren mucho, pero quieren más a sus posaderas y a la comodidad de seguir trabajando como siempre, sin riesgos.

b) La segunda. Ser bueno y decir la verdad, no siempre nos proporciona los mejores finales, pero sinceramente, nos deja tranquilos con nosotros mismos, y nos facilita moralmente la vida, que para algo tiene que servir. Se contradice con los billetes, pero como decía Steve Jobs: "Ser el hombre más rico del cementerio no es lo que más me importa… Ir a la cama a la noche diciendo “hemos hecho algo maravilloso” es lo que realmente me preocupa". 
Coño que razón tenía.

                                                  

c) La tercera. Aunque todo parezca que se va a la mierda, finalmente no siempre es así. Si trabajamos de forma intensa, sin venirnos abajo, perseverando, confiando, y apretando los dientes, tenemos muchas posibilidades de triunfar. No tenemos más que echarle bemoles al asunto y trabajar, trabajar, trabajar,........creer, disfrutar, y volver a trabajar.

Así que quiero ser Jerry Maguire, coger mi pececito en una bolsa, pedir que los que quieran me acompañen y empujar aquello que deseo, siempre con las manos limpias, y la conciencia tranquila de haber hecho lo mejor para todos.


  



No hay comentarios:

Publicar un comentario