jueves, 24 de diciembre de 2015

Lágrimas de Navidad

Nunca lo había hecho. Son las primeras elecciones generales que sigo a través de twitter, así que he tenido varias experiencias en este último mes, en el debate a cuatro, en el debate a dos, y finalmente en el rush final de resultados electorales.
Y la pregunta es: ¿Qué coño tiene esto que ver con las navidades? Pensaréis que se me ha ido la cabeza, pero voy a intentar explicarlo.

En el primer debate a cuatro, todos los comentarios que se leían en twitter eran divertidos, jocosos, gráficos, inteligentes, excepto de los muy partidistas y diría que militantes de cada partido, con sus cuentas oficiales, opinando sobre tal o cual comentario del adversario. Pero en general me divetí bastante. Diría que incluso me enriqueció tanta diversidad.
En el segundo debate a dos, los comentarios divertidos y jocosos se mantuvieron en gran parte, pero los partidos y sus seguidores comenzaron a enseñar sus cuchillos, a mostrar sus dientes, afilar sus uñas, en definitiva a tomar partido de forma directa, y a "faltar" un poquitín o un "muchitín" al adversario.
Y en el rush final de resultados electorales, el personal se quitó la máscara. Pasamos de los comentarios graciosos, al insulto generalizado, del meme con chispa, al meme de tarjeta roja directa.

¿Qué nos ha pasado? ¿Tanto han cambiado las cosas en 10 días? o......¿simplemente estabamos disimulando  ante los demás nuestro yo real, porque creíamos que la victoria de los nuestros sería implacable?
¿Alguien piensa que a cualquier político de nuestro país, sea de derechas o de izquierdas, lo que más le interesa es que se joda la mayoría de la población? ¿Alguien piensa que a cualquier político de los que se han presentado en nuestro país no le gustaría que todo el mundo fuera feliz y ganara dinero a expuertas? ¿Alguien piensa que prefieren que seamos pobres y no podamos tener sanidad o cultura, hundir las empresas, o que la gente se quede sin trabajo?
Entiendo que podrán ser mejores o peores, más flojetes o más inteligentes, más dictadorzuelos o más populistas, en definitiva, su propia personalidad manejará su voluntad y capacidad para hacer o desahacer. No nos olvidemos que dictadores ha habido de todos los colores, y por tanto, ser de derechas o de izquierdas no te hace mejor ni peor. Tu personalidad forjará tus decisiones. Esto lo sabe cualquier padre o madre con más de un hijo. Podrás educarlos igual, pero cada uno tendrá su propia personalidad, y podrá ser muy educado, pero como tenga mala idea, será un cabrón educado.

¿A donde quiero llegar con todo esto?

Es muy sencillo. Seamos de derechas, de izquierdas, de centro, independentistas, nacionalistas, europeistas,.... que más da. Todos somos personas, y me niego a pensar que las simples ideas políticas nos hagan mejores ni peores. De verdad, me niego. Y es más, me niego a pensar que los errores políticos, y las ideas políticas, sean tan importantes como para enfrentarnos de tal forma que no seamos capaces de vivir, convivir y ayudarnos. Que no cuenten conmigo para dejar a nadie en la cuneta porque no piensa como yo, pero que sí cuenten conmigo, cuando haya que empujar a alguien que lo necesite, y sí además no lo entiendo, porque sus ideas son completamente distintas a las mías, pues mejor. Así tendré la capacidad de entender con el roce y el contacto, que es lo que piensa, y con un poco de suerte conseguiré que me enriquezca.

Así que, besos y abrazos. Muchos más "síes" y muchos menos "noes". Cuantos más juntos estemos, más calor tendremos y cuanto más calor podamos juntar, más calor podremos transmitir.

Acaba de llegar la Nochebuena, y mañana estaremos en Navidad, prometo llorar  esta noche, pero te lo aseguro, será por tu felicidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario